Como es de público conocimiento, los autos eléctricos van en camino a convertirse en la nueva modalidad de transporte. Según un análisis realizado por Electric Vehicle Outlook 2019 de BNEF, los vehículos eléctricos conformarán el 57% de las ventas globales de autos de pasajeros para el 2040.

Por más que habrá que esperar un par de décadas para ser testigos de cómo los autos con batería serán mayoría a la hora de recorrer una ciudad, hoy la tendencia ya se puede ver. Poco a poco, esta modalidad ha ido creciendo en el planeta. China, Estados Unidos y varios países de Europa, son los principales «motores» de este gran cambio.

Mientras el mercado internacional va perfilando las evoluciones y el futuro, la Argentina se va adaptando a la innovación. Y esto nos lleva, directamente y sin escalas, a la inauguración de los primeros cargadores rápidos para autos eléctricos. Estos fueron instalados en la estación de servicio de YPF ubicada en Palermo, Godoy Cruz y De María, dentro del complejo del Automóvil Club Argentino (ACA).

Al entrar a la estación de servicio, hay que estacionar el auto como se realiza habitualmente cuando uno va a cargar nafta, seleccionar el tipo de conector, conectarlo a tu auto y esperar que un vendedor de playa de YPF se acerque para autorizar la carga con una tarjeta.

El siguiente paso es la carga de la batería. En los cargadores se ofrecen tres tipos de conectores. El primero es el de corriente alterna, también conocido como Conector Tipo 2 o Mennekes. Esta carga es adoptada por varias marcas europeas. Por eso, la mayoría de los autos fabricados en Europa deberán utilizar este cargador.

El segundo es el cargador de corriente continua o conector CHAdeMO, que es el estándar específico para una recarga rápida, en corriente continua, de los fabricantes japoneses.

Por último, se encuentra el conector combinado o SAE-IEEE CCS (Combo 2), que fue diseñado por Europa como solución para combinar dos fichas en una.

Si se tiene en cuenta un vehículo promedio, ofrecido en el mercado actual y en condiciones ideales, la carga en una corriente alterna va a encontrar un limitante que será la capacidad del cargador a bordo del vehículo.

Si este tiene por limitante 7kW, la carga al 100% puede demorar como mínimo seis horas. En el caso de los cargadores de carga continua, este limitante no existe, por lo cual con un cargador de 50 kW se demorará menos de una hora.

La principal ventaja de este tipo de recarga es que necesita mucho menos tiempo para completarse permitiendo cargar de 20% a un 80% de la batería en 20-25 minutos, brindando una buena autonomía para que el cliente siga su recorrido.

Los dueños de los autos se pueden acercar a la estación de Palermo de YPF, dejar su auto cargando mientras disfrutan de un descuento en un desayuno o una merienda en la tienda Full como parte de la experiencia de carga. Dato no menor es que, por el momento, la carga será gratuita.

En el futuro los clientes podrán ver la disponibilidad de cargadores, reservar turno y adquirir el servicio de carga en forma digital a través de la App YPF.