Spin anunció un modelo equipado con sensores que permiten reconocer si el usuario utilizan uno de estos scooters por zonas restringidas; además planea bonificar a las personas que utilicen estos vehículos de forma correcta en espacios públicos.

Los monopatines se convirtieron en un recurso de movilidad más dentro de las ciudades, una modalidad que al principio arrancó con diversas propuestas de alquiler, y que ahora se mantienen vigentes con el uso particular en calles y sendas exclusivas. Esta convivencia en espacios públicos también provocaron algunos roces con peatones, ciclistas y peatones, y es por eso que siempre conviene utilizar las medidas de protección y seguir las recomendaciones que ofrecen las autoridades para un traslado seguro.

En este punto, el fabricante de scooters eléctricos Spin planea sumar una capa de seguridad activa con cámaras y sistemas de inteligencia artificial para anticiparse a accidentes y evitar el uso inadecuado del vehículo. De esta forma, los sensores pueden detectar si el usuario está en una zona no autorizada con alertas sonoras y una reducción automática de la velocidad.

Spin promete que estos sistemas identifiquen de forma automática y en tiempo real si el conductor de vehículo se encuentra en una senda o camino autorizado para la circulación de scooters. Con esta modalidad de control activo, el usuario no podrá utilizar el monopatín en la acera o plazas, según la regulación vigente en cada ciudad.

Como este es un servicio de alquiler, Spin promete bonificar a los usuarios que utilicen de forma correcta su flota de vehículos, más allá de utilizar los caminos autorizados. Por ejemplo, la compañía recompensa a las personas que dejan el vehículo eléctrico en la zona de estacionamiento, un problema que siempre tuvieron este tipo de monopatines, que solían estar tirados en cualquier esquina o espacio público.

En este punto, Spin, una subsidiaria de la automotriz Ford, comenzó a probar una serie de modelos que pueden ser estacionados de forma remota por un operador, para evitar estos problemas de convivencia urbana. El vehículo, equipado con tres ruedas y diversos sensores, fue desarrollado de forma conjunta con el fabricante Ninebot Segway y Tortoise, una firma especializada en soluciones de control remoto.